¿Cómo tratar la hidrocefalia en bebés?

Hidrocefalia primaria y secundaria

La hidrocefalia es una acumulación de líquido en el cerebro, o más exactamente, de líquido cefalorraquídeo en el sistema ventricular, que provoca un aumento de presión potencialmente perjudicial en la cabeza. La mayoría de los niños que la padecen nacen con ella. Se da en uno o dos de cada 1.000 nacidos vivos.

El sistema ventricular del cerebro está formado por cuatro cámaras que contienen la mayor parte del líquido cefalorraquídeo que hay en la cabeza. Las dos cámaras superiores se denominan ventrículos laterales izquierdo y derecho. Conectan con la tercera cámara o ventrículo, que drena en la cuarta.

El líquido cefalorraquídeo se forma en las paredes de los ventrículos. El líquido fluye desde los ventrículos superiores hacia los inferiores y luego sobre la superficie del cerebro y alrededor de la médula espinal. El líquido cefalorraquídeo es absorbido por la superficie del cerebro hacia el torrente sanguíneo.

La hidrocefalia se produce cuando el cuerpo produce más líquido cefalorraquídeo del que absorbe el cerebro. Un niño puede nacer con esto, pero puede ocurrirle a una persona a cualquier edad. Los niños mayores o los adultos con un crecimiento anormal en la cabeza (tumor) o un traumatismo craneal pueden desarrollar hidrocefalia.

¿Se puede curar la hidrocefalia en los bebés?

No hay cura para la hidrocefalia, pero con un diagnóstico y tratamiento a tiempo, los niños con hidrocefalia pueden llevar una vida normal. Necesitarán una atención estrecha por parte de médicos, neurocirujanos y, a veces, también neurólogos.

¿Cuál es la causa más común de hidrocefalia en los bebés?

La causa más común de la hidrocefalia congénita es la obstrucción del acueducto cerebral, el largo y estrecho conducto entre el tercer y el cuarto ventrículo o cavidad del cerebro. Esta afección puede ser consecuencia de una obstrucción, una infección, una hemorragia, un tumor o un quiste aracnoideo.

Lee más  ¿Qué pasa si un niño celiaco come gluten?

¿Qué gravedad tiene la hidrocefalia en los bebés?

El impacto de la hidrocefalia en un recién nacido es algo imprevisible y puede variar en gravedad. Dado que lesiona el cerebro, los niños con hidrocefalia pueden padecer epilepsia, problemas de aprendizaje, pérdida de memoria a corto plazo, problemas de coordinación, problemas de visión e inicio temprano de la pubertad.

Fisioterapia de la hidrocefalia

El sistema nervioso contiene un líquido llamado líquido cefalorraquídeo. El cerebro produce continuamente líquido cefalorraquídeo fresco cada día. Circula por el cerebro y la médula espinal, transportando nutrientes, lavando las impurezas y amortiguando estas delicadas estructuras.

El líquido cefalorraquídeo fluye por los ventrículos, que son zonas abiertas dentro del cerebro, a través de canales que conectan un ventrículo con otro. Finalmente, el líquido es absorbido por el torrente sanguíneo.

La mayoría de los problemas surgen de una obstrucción del flujo de líquido cefalorraquídeo o de una mala absorción. La hidrocefalia es la acumulación de demasiado líquido cefalorraquídeo en el interior de los ventrículos cuando se interrumpe la producción y absorción normales del líquido cefalorraquídeo.

La hidrocefalia suele ser un síntoma de algún otro problema, y un neurólogo y neurocirujano pediátrico puede determinar la causa. A veces la hidrocefalia se desarrolla durante el embarazo y, en otros casos, después del nacimiento.

Normalmente, los padres o el pediatra descubren la hidrocefalia cuando la cabeza del niño empieza a hincharse y agrandarse rápidamente. En algunos casos, una ecografía prenatal o una resonancia magnética pueden identificar la hidrocefalia en un feto en crecimiento.

¿Puede caminar un bebé con hidrocefalia?

La mayoría de los niños con hidrocefalia se recuperan con éxito tras la operación y llevan una vida sana. Muchos niños con hidrocefalia pediátrica tienen una inteligencia y un desarrollo físico normales, pero algunos pueden ser más lentos en el desarrollo de habilidades como la coordinación mano-ojo o el aprendizaje de la marcha.

¿Es común la hidrocefalia infantil?

La hidrocefalia es la acumulación de demasiado líquido en el cerebro y la médula espinal. La hidrocefalia no es una enfermedad, sino una afección, y tiene varias causas. La hidrocefalia congénita (innata) se da en uno o dos de cada 1.000 bebés nacidos en EE.UU. La hidrocefalia es el motivo más común de cirugía cerebral en niños.

Lee más  ¿Qué es nacer con el paladar hendido?

¿Se puede curar la hidrocefalia?

La hidrocefalia no tiene cura, pero hay tratamientos que permiten a los afectados llevar una vida bastante normal con la enfermedad. En algunos casos, es posible eliminar quirúrgicamente la obstrucción que provoca la acumulación de líquido en el cerebro.

Líquido cefalorraquídeo

La hidrocefalia, o “agua en el cerebro”, es una afección asociada a la acumulación de líquido cefalorraquídeo (LCR) dentro o alrededor del cerebro. Si no se trata, puede provocar el estiramiento del tejido cerebral, lo que afecta significativamente al crecimiento y desarrollo de su hijo.

El SSM Health Cardinal Glennon St. Louis Fetal Care Institute cuenta con uno de los equipos más experimentados del país en el tratamiento de la hidrocefalia. Estamos especialmente capacitados para diagnosticar esta afección incluso antes de que el bebé nazca, y podemos tratar a los recién nacidos mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas.

La hidrocefalia suele ser congénita, es decir, los bebés nacen con ella, pero los bebés y los niños también pueden desarrollarla. No existe una causa específica de la hidrocefalia congénita. Sin embargo, puede estar relacionada con un defecto genético o ser el resultado de otro trastorno, como la espina bífida o el encefalocele (protuberancias en forma de saco en el cerebro).

La hidrocefalia suele detectarse mediante una ecografía prenatal entre las semanas 15 y 35 de gestación. Nuestros especialistas pueden confirmar este diagnóstico con un examen de resonancia magnética fetal, que proporciona imágenes más detalladas del cerebro.

¿Cuánto dura una derivación?

La derivación consigue reducir la presión en el cerebro en la mayoría de las personas. Es probable que las derivaciones de VP deban ser sustituidas al cabo de varios años, especialmente en los niños pequeños. La vida media de la derivación de un bebé es de dos años. Los adultos y los niños mayores de 2 años pueden no necesitar una sustitución de la derivación hasta pasados ocho o más años.

Lee más  ¿Qué pasa si el supositorio de glicerina no sale?

¿Qué pasará si no se trata la hidrocefalia?

Sin tratamiento, la hidrocefalia da lugar a un funcionamiento mental comprometido, alteraciones visuales, dificultad para caminar, incontinencia y reducción del estado de conciencia.

¿Se puede revertir la hidrocefalia?

Tratamiento. La hidrocefalia de presión normal es una de las pocas causas de demencia que puede controlarse o revertirse con tratamiento.

Hidrocefalia ppt

La hidrocefalia, o “agua en el cerebro”, es una enfermedad asociada a la acumulación de líquido cefalorraquídeo (LCR) en el cerebro o a su alrededor. Si no se trata, puede provocar el estiramiento del tejido cerebral, lo que afecta significativamente al crecimiento y desarrollo de su hijo.

El SSM Health Cardinal Glennon St. Louis Fetal Care Institute cuenta con uno de los equipos más experimentados del país en el tratamiento de la hidrocefalia. Estamos especialmente capacitados para diagnosticar esta afección incluso antes de que el bebé nazca, y podemos tratar a los recién nacidos mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas.

La hidrocefalia suele ser congénita, es decir, los bebés nacen con ella, pero los bebés y los niños también pueden desarrollarla. No existe una causa específica de la hidrocefalia congénita. Sin embargo, puede estar relacionada con un defecto genético o ser el resultado de otro trastorno, como la espina bífida o el encefalocele (protuberancias en forma de saco en el cerebro).

La hidrocefalia suele detectarse mediante una ecografía prenatal entre las semanas 15 y 35 de gestación. Nuestros especialistas pueden confirmar este diagnóstico con un examen de resonancia magnética fetal, que proporciona imágenes más detalladas del cerebro.