¿Qué tipos de restauración son necesarias para nuestra sociedad?

Programa de restauración de ecosistemas

La restauración ecológica tiene como objetivo recrear, iniciar o acelerar la recuperación de un ecosistema que ha sido perturbado. Las perturbaciones son cambios ambientales que alteran la estructura y la función del ecosistema. Las perturbaciones más comunes son la tala de árboles, la construcción de presas en los ríos, el pastoreo intenso, los huracanes, las inundaciones y los incendios. Las actividades de restauración pueden estar diseñadas para reproducir un ecosistema anterior a la perturbación o para crear un nuevo ecosistema en un lugar que no existía anteriormente. La ecología de la restauración es el estudio científico de la reparación de ecosistemas alterados mediante la intervención humana.

Los proyectos de restauración difieren en sus objetivos y en sus métodos para alcanzarlos. Muchos proyectos de restauración pretenden establecer ecosistemas compuestos por una especie nativa; otros proyectos intentan restaurar, mejorar o crear funciones particulares del ecosistema, como la polinización o el control de la erosión. Algunos ejemplos de los distintos tipos de restauración son los siguientes:

En un lugar de restauración determinado, puede ser posible establecer varias comunidades diferentes. Sin embargo, al elegir un estado objetivo para un proyecto de restauración, los restauradores suelen seleccionar sólo uno (o una pequeña gama) de posibles tipos de comunidad. A menudo se selecciona algún tipo de estado “natural” anterior a la perturbación, o estado de referencia, junto con sus supuestas propiedades (por ejemplo, patrones de inundación o incendio anteriores). Este estado suele estar representado por un lugar de referencia cercano no alterado. Incluso con un buen conocimiento de la composición de las especies y las funciones de un ecosistema histórico, los profesionales deben decidir hasta qué punto se define el pasado como “natural”. Para algunos ecosistemas, el estado de referencia puede ser anterior a cualquier perturbación humana, pero lo más habitual es que el estado de referencia sea anterior a la intensificación agrícola o industrial (como el contacto preeuropeo en los Estados Unidos). Sin embargo, a veces un objetivo histórico puede dejar de ser apropiado en las condiciones climáticas o bióticas actuales o previstas. Por ejemplo, es posible que los climas futuros no admitan ciertas especies y que algunas ya se hayan extinguido en una zona. En estas circunstancias, los profesionales pueden decidir crear un ecosistema que no existía históricamente en el lugar del proyecto, pero que se corresponde con las condiciones actuales o futuras previstas. A veces, los esfuerzos de restauración se diseñan para mantener un estado deseable derivado del hombre, como praderas montañosas o páramos escoceses.

Lee más  ¿Dónde transmiten Pesadilla en la cocina?

¿Por qué es necesaria la restauración ecológica?

Es vital para la salud de muchos ecosistemas y el sustento de comunidades de todo el mundo. La restauración ecológica puede ayudar a mantener la rica diversidad de culturas humanas en nuestro planeta, apoyando las relaciones entre los seres humanos y el medio ambiente que son mutuamente ventajosas.

¿Cuáles son algunos ejemplos de restauración ecológica?

Entre los ejemplos de proyectos de restauración llevados a cabo en todo el país se encuentran: la adición de hábitat a los Refugios del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, los Parques Nacionales, los parques estatales y las tierras tribales; el control de especies invasoras; el paso de peces en arroyos y ríos; la construcción de islas de anidación de aves; los humedales, las marismas y la hierba de la anguila …

¿Cuáles son las actividades de restauración?

Las actividades de restauración pueden estar diseñadas para reproducir un ecosistema anterior a la alteración o para crear un nuevo ecosistema donde no se había producido anteriormente. La ecología de la restauración es el estudio científico de la reparación de ecosistemas alterados mediante la intervención humana.

Restauración de la generación

Alexander, S., J. Aronson, O. Whaley y D. Lamb. 2016. La relación entre la restauración ecológica y el concepto de servicios ecosistémicos. Ecology and Society 21(1):34.http://dx.doi.org/10.5751/ES-08288-210134

1Universidad de Australia Occidental, 2Grupo de Ecología de la Restauración, Centro de Ecología Funcional y Evolutiva (CNRS-UMR 5175), 3Centro de Conservación y Desarrollo Sostenible, Jardín Botánico de Missouri, 4Real Jardín Botánico de Kew, 5Escuela de Agricultura y Ciencias de la Alimentación, Universidad de Queensland

La restauración ecológica y la incorporación del concepto de servicios de los ecosistemas serán fundamentales para que la sociedad mundial avance hacia la sostenibilidad. La Conferencia de las Partes 21 (COP21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y la COP12 del Convenio sobre la Diversidad Biológica deberían contribuir a fomentar el apoyo a un aumento considerable de la inversión en una mejor gestión y restauración del capital natural. La restauración a gran escala mejora de forma demostrable el funcionamiento ecológico para sostener tanto la biodiversidad como el bienestar humano. Sin embargo, es necesario avanzar mucho para mejorar la eficacia y la rentabilidad de cualquier restauración. El concepto de servicios ecosistémicos proporciona un marco para identificar los tipos de intervenciones de restauración necesarios para abordar diferentes formas y grados de degradación, y lograr objetivos relacionados tanto con la salud del ecosistema como con la prestación de servicios a las personas. Además, puede reforzar la argumentación y la planificación de la restauración y la conservación del capital natural a gran escala. Utilizamos estudios de casos de cuatro continentes para ayudar a demostrar cómo se utiliza la interconexión entre la restauración ecológica y el concepto de servicios de los ecosistemas en la planificación del uso de la tierra y la gestión ilustrada de los ecosistemas. Ofrecemos formas de entender y comunicar mejor esta relación para apoyar la ampliación de las actividades de restauración a escala de paisaje y regional en todo el espectro de usos del suelo y tipos de ecosistemas.

Lee más  ¿Cuáles son los mejores canales de Cocina en YouTube en español?

¿Cuántos tipos de restauración de ecosistemas existen?

En consecuencia, la restauración económica -una empresa global a escala gigantesca- adquiere mayor importancia. Los 8 tipos de ecosistemas vitales son: bosques, tierras de cultivo.

¿Qué es la restauración en el medio ambiente?

La restauración de los ecosistemas se define como “un proceso de inversión de la degradación de los ecosistemas, como los paisajes, los lagos y los océanos, para recuperar su funcionalidad ecológica; en otras palabras, para mejorar la productividad y la capacidad de los ecosistemas para satisfacer las necesidades de la sociedad”.

¿Cuáles son los beneficios de la restauración?

La restauración proporciona una serie de beneficios

El éxito de la restauración genera un amplio abanico de beneficios: no sólo la cantidad y la calidad de los bosques, sino también la mejora de la seguridad alimentaria, la calidad del aire y del agua, la resistencia al cambio climático y la creación de empleo, entre otros.

Manual de restauración de ecosistemas

No existe una definición comúnmente acordada del éxito de la restauración. El nivel de fracaso, éxito parcial o éxito se dedujo de cada estudio utilizando el mismo razonamiento de Bayraktarov et al. (2016) basado en la evaluación de métricas basadas en elementos como la supervivencia de los organismos manipulados. Por ejemplo, definimos un proyecto/estudio de restauración ecológica altamente exitoso como aquel en el que los objetivos de restauración lograron ≥50% de supervivencia de los organismos restaurados para toda el área de intervención. Definimos el fracaso de la restauración como los proyectos con un resultado de ≤10% de supervivencia de los organismos restaurados. Se asignó un éxito parcial si los resultados de la intervención no eran coherentes (es decir, cada uno ≥50%) en las diferentes métricas basadas en elementos (o especies objetivo) consideradas en un estudio. En aquellos casos en los que la justificación de Bayraktarov et al. (2016) no era aplicable, los resultados de la restauración se clasificaron según lo informado por los autores en el estudio original, de acuerdo con el objetivo establecido por los autores (por ejemplo, Gittman et al., 2016).

¿Cuáles son los cuatro enfoques de restauración?

Existen normas para cuatro enfoques distintos, pero interrelacionados, del tratamiento de los bienes históricos: conservación, rehabilitación, restauración y reconstrucción.

¿Cuál es un ejemplo de restauración de tierras?

La restauración de tierras puede incluir el proceso de limpieza y rehabilitación de un lugar que ha sufrido una degradación medioambiental, tanto por causa natural (desertificación) como por la actividad humana (minería a cielo abierto), para devolver a esa zona su estado natural como hogar de la fauna y hábitat equilibrado.

¿Qué es la restauración activa?

La restauración activa es aquella en la que se aplican técnicas de gestión como la plantación de semillas o plántulas, y la restauración pasiva es aquella en la que no se lleva a cabo ninguna acción excepto el cese de los factores de estrés ambiental, como la agricultura o el pastoreo.

Lee más  ¿Qué tipo de pintura se utiliza para la cocina?

Restauración Iucn

La restauración ecológica tiene como objetivo recrear, iniciar o acelerar la recuperación de un ecosistema que ha sido perturbado. Las perturbaciones son cambios ambientales que alteran la estructura y la función del ecosistema. Las perturbaciones más comunes son la tala de árboles, la construcción de presas en los ríos, el pastoreo intenso, los huracanes, las inundaciones y los incendios. Las actividades de restauración pueden estar diseñadas para reproducir un ecosistema anterior a la perturbación o para crear un nuevo ecosistema en un lugar que no existía anteriormente. La ecología de la restauración es el estudio científico de la reparación de ecosistemas alterados mediante la intervención humana.

Los proyectos de restauración difieren en sus objetivos y en sus métodos para alcanzarlos. Muchos proyectos de restauración pretenden establecer ecosistemas compuestos por una especie nativa; otros proyectos intentan restaurar, mejorar o crear funciones particulares del ecosistema, como la polinización o el control de la erosión. Algunos ejemplos de los distintos tipos de restauración son los siguientes:

En un lugar de restauración determinado, puede ser posible establecer varias comunidades diferentes. Sin embargo, al elegir un estado objetivo para un proyecto de restauración, los restauradores suelen seleccionar sólo uno (o una pequeña gama) de posibles tipos de comunidad. A menudo se selecciona algún tipo de estado “natural” anterior a la perturbación, o estado de referencia, junto con sus supuestas propiedades (por ejemplo, patrones de inundación o incendio anteriores). Este estado suele estar representado por un lugar de referencia cercano no alterado. Incluso con un buen conocimiento de la composición de las especies y las funciones de un ecosistema histórico, los profesionales deben decidir hasta qué punto se define el pasado como “natural”. Para algunos ecosistemas, el estado de referencia puede ser anterior a cualquier perturbación humana, pero lo más habitual es que el estado de referencia sea anterior a la intensificación agrícola o industrial (como el contacto preeuropeo en los Estados Unidos). Sin embargo, a veces un objetivo histórico puede dejar de ser apropiado en las condiciones climáticas o bióticas actuales o previstas. Por ejemplo, es posible que los climas futuros no admitan ciertas especies y que algunas ya se hayan extinguido en una zona. En estas circunstancias, los profesionales pueden decidir crear un ecosistema que no existía históricamente en el lugar del proyecto, pero que se corresponde con las condiciones actuales o futuras previstas. A veces, los esfuerzos de restauración se diseñan para mantener un estado deseable derivado del hombre, como praderas montañosas o páramos escoceses.