¿Cómo será el gobierno de Biden?

Noticias de Biden

Los primeros días de la administración Biden estuvieron repletos de noticias sobre regulación. El nuevo presidente no sólo ordenó a las agencias que detuvieran y deshicieran los cambios de la política de Trump, sino que trazó su propio curso con una serie de ambiciosos objetivos regulatorios. Esos objetivos incluían el progreso en regulaciones individuales, así como un replanteamiento de la forma en que el poder ejecutivo analiza y revisa las regulaciones antes de que salgan a la luz. Un año después, ¿cuál es la situación de la administración Biden en materia de regulación?

El día de la toma de posesión, el Jefe de Gabinete del Presidente Biden, Ron Klain, emitió un memorando en el que ordenaba a los organismos que detuvieran la presión reguladora hasta que los nuevos cargos políticos tuvieran la oportunidad de revisar las normativas pendientes. Los reglamentos pueden tardar años en elaborarse, por lo que cada nueva administración hereda un montón de proyectos normativos en distintas fases de elaboración, que van desde lo que no es nada hasta lo que es muy controvertido. En la actualidad, las administraciones entrantes utilizan habitualmente un memorando del jefe de gabinete para asegurarse de que las opciones políticas discrecionales de las normativas en cola se ajustan a los objetivos de la nueva administración.

El próximo colapso de los Estados Unidos 2021

En vísperas de la toma de posesión de Joe Biden como 46º presidente de la nación, el 58% de los adultos estadounidenses afirman que aprueban el trabajo que ha realizado hasta ahora para explicar sus políticas y planes de futuro al pueblo estadounidense. Alrededor de cuatro de cada diez (39%) dicen que desaprueban el trabajo que ha hecho.

Lee más  ¿Qué promueve la Agenda 21?

El público ha aprobado, en general, el trabajo de los presidentes entrantes al explicar sus planes y políticas para el futuro en anteriores encuestas del Pew Research Center (las anteriores se realizaron por teléfono). En enero de 2009, el 70% del público dijo que aprobaba el trabajo que estaba haciendo Barack Obama, mientras que el 64% aprobaba a Bill Clinton en 1993 y una proporción similar (65%) lo decía a los pocos meses de la administración de George H.W. Bush. Poco antes de que George W. Bush tomara posesión del cargo en 2001, la mitad de los estadounidenses lo evaluaban positivamente.

Los estadounidenses con título universitario son más propensos que los que no lo tienen a aprobar la forma en que Biden ha explicado sus políticas al público. La mayoría de los que tienen un título de postgrado (75%) o universitario (64%) dicen que aprueban el trabajo de Biden hasta ahora, pero aproximadamente la mitad de los que tienen un diploma de secundaria o menos educación (54%) dicen lo mismo.

Qué es una administración

El pasado mes de octubre, el presidente Biden acudió al Capitolio para reunirse con los demócratas de la Cámara de Representantes. Los miembros del partido se habían peleado por su propuesta de ley, y los líderes creían que sólo el Presidente podría reunirlos. Sin embargo, Biden sorprendió a los miembros de la bancada enviándolos de vuelta a la mesa de dibujo. Cuando se marchaba, un miembro se le acercó y le suplicó: “Señor Presidente, necesitamos un plan”. Biden no respondió, según una fuente familiarizada con el intercambio.

Lee más  ¿Qué es la política regional europea?

Los defensores sostienen que Biden se está manejando tan bien como cualquiera podría hacerlo. Al asumir el cargo a la sombra de Donald Trump y la insurrección del 6 de enero, se enfrenta a un país desgarrado por divisiones preexistentes y a una oposición que lo considera ilegítimo. Biden acumuló éxitos tempranos desplegando vacunas y fondos de ayuda, señalan, y no ha recibido suficiente crédito por su proyecto de ley bipartidista de infraestructuras. “A pesar de todos estos avances, sé que hay mucha frustración y cansancio en este país”, dijo Biden sobre la pandemia en una conferencia de prensa el 19 de enero, la segunda que realiza en suelo estadounidense desde su toma de posesión. “Hemos hecho todo lo posible”. Leer más: Se perfila como un 2022 difícil para Joe Biden. Estos son sus mayores retos

Noticias Fox

También creo que veremos a la administración Biden redoblar las inversiones en la ACA ampliando los subsidios a las primas y creando un programa de seguro médico de opción pública disponible para individuos de cualquier edad. Se reincorporará a la Organización Mundial de la Salud y, para prepararse para futuras pandemias, restablecerá el Consejo de Seguridad Nacional para la Seguridad Sanitaria Global y la Biodefensa.

En relación con esto, creo que la administración Biden-Harris revocará las órdenes ejecutivas que son perjudiciales para el medio ambiente y considerará seriamente las acciones políticas para abordar el cambio climático, comenzando con la reincorporación al Acuerdo de París y la anulación de las órdenes ejecutivas que eliminaron las protecciones ambientales, como las limitaciones a las emisiones de gases de efecto invernadero. Demasiadas comunidades negras e indígenas corren un mayor riesgo de estar expuestas a aire y agua tóxicos, por lo que abordar el cambio climático y el racismo ambiental puede ser una prioridad en esta administración.

Lee más  ¿Cómo era la política en la segunda Revolución Industrial?

También preveo políticas dirigidas a la desigualdad económica y al apoyo al crecimiento económico, dos aspectos que repercuten en los resultados sanitarios. Creo que esta administración se ocupará de la deuda estudiantil y desarrollará políticas para reducir la carga de los préstamos estudiantiles, quizás incluso condonando al menos una parte de los préstamos estudiantiles federales. Desde el punto de vista de la salud, esto es importante porque los factores económicos influyen en la salud y la deuda de los préstamos estudiantiles puede limitar los comportamientos económicos que promueven la salud, como la inversión en la jubilación y la propiedad de la vivienda. En general, puedo imaginarme una administración Biden-Harris que promueva un enfoque más holístico de las condiciones sociales y económicas, lo que tendrá un impacto positivo en la salud.