¿Cuándo debe aplicarse la austeridad?

Medidas de austeridad

Kimberly Amadeo es una experta en economía e inversión en Estados Unidos y el mundo, con más de 20 años de experiencia en análisis económico y estrategia empresarial. Es la presidenta de la web económica World Money Watch. Como escritora de The Balance, Kimberly ofrece una visión del estado de la economía actual, así como de los acontecimientos pasados que han tenido un impacto duradero.

Charles es un especialista en mercados de capitales y educador reconocido a nivel nacional, con más de 30 años de experiencia en el desarrollo de programas de formación en profundidad para profesionales financieros en ciernes. Charles ha impartido clases en varias instituciones, como Goldman Sachs, Morgan Stanley y Societe Generale, entre otras.

Es poco probable que los gobiernos recurran a medidas de austeridad a menos que les obliguen los tenedores de bonos u otros prestamistas. Estas medidas actúan como una política fiscal contractiva. Frenan el crecimiento económico. Eso hace aún más difícil recaudar los ingresos necesarios para pagar la deuda soberana.

Los países utilizan las medidas de austeridad para evitar una crisis de la deuda soberana. Es cuando a los acreedores les preocupa que el país deje de pagar su deuda. Se produce cuando la relación entre la deuda y el producto interior bruto es superior al 77%. Ese es el punto de inflexión, según un estudio del Banco Mundial.  Se constató que si la relación entre la deuda y el PIB supera el 77% durante un periodo prolongado de tiempo, se frena el crecimiento económico. Cada punto porcentual de deuda por encima de este nivel cuesta al país un 1,7% de crecimiento económico.

¿Cuándo se debe recurrir a la austeridad?

Hay tres tipos principales de medidas de austeridad: subir los impuestos para financiar el gasto, subir los impuestos y recortar el gasto, y bajar los impuestos y reducir el gasto público. Las medidas de austeridad suelen ser utilizadas por los gobiernos que tienen dificultades para pedir préstamos o para cumplir con sus obligaciones existentes para devolverlos.

¿En qué condiciones económicas se aplica una medida de austeridad en un país?

La austeridad se define como la política fiscal aplicada por un Estado con el fin de resolver los problemas de deuda y crecimiento durante un período de estancamiento económico que da lugar a un deterioro económico.

Lee más  ¿Cuándo se declara la autonomia politica?

¿Por qué es buena la austeridad?

Las medidas de austeridad restauran la confianza en la gestión presupuestaria del país prestatario. Las reformas propuestas crean más eficiencia y apoyan un sector privado más fuerte. Por ejemplo, la persecución de los evasores fiscales aporta más ingresos, al tiempo que apoya a los que sí pagan sus impuestos.

Significado de austeridad

La austeridad es un conjunto de políticas político-económicas que pretenden reducir el déficit presupuestario de los gobiernos a través de recortes de gastos, aumentos de impuestos o una combinación de ambos[1][2][3] Existen tres tipos principales de medidas de austeridad: aumentar los impuestos para financiar el gasto, aumentar los impuestos mientras se recorta el gasto, y reducir los impuestos y disminuir el gasto público[4] Las medidas de austeridad suelen ser utilizadas por los gobiernos que tienen dificultades para pedir préstamos o para cumplir con sus obligaciones existentes para devolverlos. Las medidas pretenden reducir el déficit presupuestario acercando los ingresos del gobierno a los gastos. Los defensores de estas medidas afirman que esto reduce la cantidad de préstamos necesarios y también puede demostrar la disciplina fiscal de un gobierno a los acreedores y a las agencias de calificación crediticia y hacer que los préstamos sean más fáciles y baratos como resultado.

En la mayoría de los modelos macroeconómicos, las políticas de austeridad que reducen el gasto público provocan un aumento del desempleo a corto plazo[5][6] Estas reducciones del empleo suelen producirse directamente en el sector público e indirectamente en el sector privado. Cuando las políticas de austeridad se promulgan mediante aumentos de impuestos, éstos pueden reducir el consumo al disminuir la renta disponible de los hogares. Esto también tiende a reducir el empleo a corto plazo. La reducción del gasto público puede reducir el crecimiento del PIB a corto plazo, ya que el gasto público es en sí mismo un componente del PIB. A largo plazo, la reducción del gasto público puede reducir el crecimiento del PIB si, por ejemplo, los recortes en el gasto en educación dejan a la mano de obra de un país menos capacitada para realizar trabajos altamente cualificados o si los recortes en la inversión en infraestructuras imponen a las empresas mayores costes de los que se ahorran con la reducción de impuestos. En ambos casos, si la reducción del gasto público conduce a una reducción del crecimiento del PIB, la austeridad puede conducir a una mayor relación deuda/PIB que la alternativa de que el gobierno tenga un mayor déficit presupuestario. Tras la Gran Recesión, por ejemplo, las medidas de austeridad en muchos países europeos fueron seguidas por un aumento del desempleo y un menor crecimiento del PIB. El resultado fue un aumento de la relación entre la deuda y el PIB a pesar de la reducción del déficit presupuestario[7].

¿Cómo afecta la austeridad al desempleo?

Principal impacto de la austeridad. Menor demanda. Un recorte del gasto público y un aumento de los impuestos provocarán una reducción de la demanda agregada y un menor crecimiento económico. Si se produce un descenso de la producción, las empresas emplearán menos trabajadores, lo que provocará un aumento del desempleo.

Lee más  ¿Cómo influyen las ideologías?

¿Qué es exactamente la austeridad?

austeridad, también llamada medidas de austeridad, conjunto de políticas económicas, que suelen consistir en aumentos de impuestos, recortes de gastos o una combinación de ambos, utilizadas por los gobiernos para reducir el déficit presupuestario.

¿Por qué era importante la austeridad?

Al ahorrar los ingresos excedentes de las políticas de austeridad, los gobiernos pueden reservar el poder fiscal para un uso de emergencia o para futuras mejoras en el estado de la economía. Como resultado, hay espacio para una política fiscal expansiva en una recesión para devolver la economía al pleno empleo.

Austeridad fiscal

Teniendo en cuenta todo esto, el techo de la deuda debería ser abolido o neutralizado de cualquier forma políticamente posible. No tiene ningún propósito económico bueno y sí muchos malignos. A continuación ampliamos estos puntos.

El Tesoro de EE.UU. recurre a las cuentas bancarias de la Reserva Federal para financiar las actividades del gobierno federal: enviar los cheques de pago a los empleados del gobierno federal, enviar los cheques de la Seguridad Social, reembolsar a los médicos por tratar a los pacientes cubiertos por Medicare, pagar a los contratistas de defensa y los intereses a los tenedores de bonos, etc. Estas cuentas se alimentan de forma continua tanto de los ingresos fiscales como de los ingresos por la venta de bonos (deuda). Pero, como Estados Unidos tiene un límite impuesto por la ley sobre la cantidad de deuda pendiente que se permite, una vez que se alcanza este límite en la emisión de nueva deuda, el Tesoro ya no puede vender bonos y depositar estos ingresos, y por lo tanto las cuentas en la Reserva Federal se reducirán, ya que ahora sólo se alimentan de los impuestos en curso, que son insuficientes para cubrir todo el gasto. Este límite se está alcanzando rápidamente, y a mediados de octubre (estimación actual) las cuentas del Tesoro serán demasiado pequeñas para financiar las actividades gubernamentales de ese día.

¿Cuáles son las principales características de la austeridad?

Definición simple de Austeridad

La austeridad consiste en políticas de reducción del gasto público (o de aumento de los impuestos) para intentar reducir el déficit presupuestario de los gobiernos, durante un periodo de débil crecimiento económico.

¿Cómo conduce la austeridad al crecimiento económico?

La austeridad implica un recorte del gasto público durante un periodo de débil crecimiento económico. Se trata de una política fiscal deflacionaria, asociada a menores tasas de crecimiento económico y a un mayor desempleo. … Esto conduce a una menor recaudación de impuestos y puede compensar la mejora de los recortes de gasto.

Lee más  ¿Qué es la psicologia politica ejemplos?

¿Cómo se justifica la austeridad?

Para justificar la austeridad, influyen especialmente dos valores neoliberales clave: la competencia y la responsabilidad individual. En consecuencia, la política puede verse como un llamamiento a los ciudadanos para que muestren más responsabilidad individual en lugar de depender de las dádivas del gobierno.

Austeridad en Gran Bretaña

El debate en torno a los efectos macroeconómicos de las políticas de reducción del déficit (austeridad) se ha centrado en sus efectos sobre el crecimiento, y los tonos se han hecho muy fuertes sobre la plausibilidad de la austeridad “expansiva”.  Este debate ha distraído a los comentaristas y a los responsables políticos del resultado más relevante para la política, a saber, la enorme diferencia, por término medio, entre los planes de austeridad basados en el gasto y los basados en los impuestos.    Los planes de austeridad basados en el gasto son notablemente menos costosos que los planes basados en los impuestos. Los primeros tienen, por término medio, un efecto casi nulo sobre la producción y conducen a una reducción de la proporción de la deuda sobre el PIB. Los planes basados en los impuestos tienen el efecto contrario y provocan recesiones grandes y duraderas.

El término austeridad indica una política de reducción considerable de los déficits públicos y de estabilización de la deuda pública lograda mediante recortes de gastos o aumentos de impuestos. Los debates sobre los beneficios y costes relativos de las políticas de austeridad han sido tóxicos, y a menudo han adoptado un tono muy ideológico y duro. El frente anti-austeridad argumenta que la austeridad es contraproducente: da lugar a aumentos, en lugar de reducciones, de la proporción de la deuda sobre el PIB, ya que genera reducciones en el denominador de esta proporción que compensan con creces las ganancias en el numerador. El frente pro-austeridad hace hincapié en el impacto de las expectativas y la confianza en la deuda pública. Imaginemos una situación en la que una economía se encuentra en una senda insostenible con una deuda pública explosiva. Tarde o temprano tiene que producirse una estabilización fiscal. Cuanto más se posponga, más altos serán los impuestos que habrá que subir o el gasto que habrá que recortar en el futuro. Cuando se produce la estabilización, desaparece la incertidumbre sobre nuevos retrasos que habrían aumentado aún más los costes de la estabilización.